lunes, septiembre 04, 2006

El último septiembre

Y así ha empezado mi último mes de septiembre aquí en Alemania, como el tiempo, gris plomizo, amenazando con una tormenta que nunca termina de llegar, como si disfrutara prolongando tanto la agonía.
Es triste terminar una etapa, siempre lo ha sido, por muchas veces que lo hagas nunca le terminas de coger el truco. Las etapas pasadas siempre relucen brillantes en el subconsciente, sólo hay buenos recuerdos, y lo que somos ahora es la suma de todas las etapas que hemos tenido, no las hemos vivido, son parte de nosotros.
Lo triste es verlas morir, nunca me han gustado las despedidas, y sé que ésta me va a gustar mucho menos. los meses que me quedan aquí van a ser largos e interminables, voy a contemplar cómo lo que ha sido mi vida estos cuatro últimos años va desapareciendo, poco a poco, con la impotencia que se siente como cuando se tiene una pesadilla, como si estuvieramos viendonos a nosotros mismos desde fuera, sin poder hacer nada.
Ni siquiera voy a tener tiempo para disfrutar con la despedida, hay demasiadas cosas que hacer todavía, y en demasiado poco tiempo. Veo venir a lo lejos la gran tormenta, sabía desde hace mucho que este momento llegaría, y me he dejado el paraguas en casa...
La tempestad va a ser muy larga y muy dura ... "pues vaya un desperdicio de tempestad"
  • 7 moderneces